miércoles, 17 de septiembre de 2014

Anita y Mister Mus van al mercado en Madeira

Este verano estuve bastante poco blogueadora, así que me dejé mil y una batallitas en el tintero y ahora me aparecen mil fotos en el móvil que me lo recuerdan. Una de aquellas historias es la que os traigo hoy, del último día que estuvimos en Madeira y en el que fuimos, como todo turista, al mercado dos Lavradores de Funchal.

Decían las páginas webs y las guías de viaje que era una visita obligada y que allí se podían llegar a encontrar hasta doce clases distintas de maracuyás, así que con lo que nos gusta a nosotros el (súper)mercado...

En la parte de abajo del mercado había puestos de verduras mondos y lirondos, sin mucho interés. Asomándote hacia el subterráneo, estaban los pescados. Y subiendo las escaleras a la planta superior, empezaba la aventura y los tropecientos maracuyás.

Por un momento me sentí en Marruecos con todos los madeirenses pesaos (qué pesaos) acosándote para que probases sus maracuyás. Recuerdo que llegamos a probar algunos de una señora y la verdad es que fue amable y no le compramos de milagro pero los variados maracuyás costaban a 45 euros el kilo y ellos viven de eso, de salir en la Lonely Planet: la gente les compra tres piezas enanas por ocho euros y se van con el souvenir. El rollo turístico nos apestó y salimos huyendo.

Al llegar abajo y dirigirnos hacia la misma puerta por la que habíamos entrado...

-Mira, Monam, ¡pepinellas!

Era una hortaliza que habíamos conocido un par de días antes y que ya me habéis dicho en Instagram que en Canarias y en Latinoamérica la conocéis con otros nombres.

- Y Monam, ¿eso no son maracuyás?

De repente, empezamos a disfrutar. Nos vimos en medio de los puestos para no turistas, mirando lo que queríamos, sin que nadie nos prestase ninguna atención, y encima estábamos encontrando maracuyás, de dos o tres clases, de los que compran ellos, y a su precio (4 euros el kilo). ¡Así sí que mola!

Mercado dos lavradores

Al principio dudamos, ¿cómo puede haber tanta diferencia de precio? ¿estarán buenos? Y el señor de la boina nos abrió uno allí mismo, nos puso en la mano medio a cada uno para que lo probásemos, nos dio conversación y después de comprar tres o cuatro de todo aquello que nos llamaba la atención, nos fuimos requetecontentos, habiendo sorteado la trampa para turistas. Esa es la pena de los viajes, que a veces ser turista te quita la posibilidad de vivir las cosas como realmente son.

Mercado dos lavradores

8 comentarios:

  1. querqus ilex17/9/14

    Yo a las pepinella la llamo chuchu!En ensaladas están super ricas!!bs

    ResponderEliminar
  2. ¿Monam? = ¿Mon amour?

    ResponderEliminar
  3. ¿Monam? = ¿Mon amour?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja ahora en francés mucho más difícil de conjugar, por lo menos para mí, voy a tener que retomar el francés :)

      Eliminar
  4. Se ve mi comentario?

    ResponderEliminar
  5. A nosotros nos pasó lo mismo en Praga, hace años ( 10),cruzamos el puente de Mala Strana, donde teníamos el hotel, fuimos a una taberna típica, cerca del río y era tan poco turística que no tenía carta en otros odiamos que no fuese checo, así que salimos afuera y como tenían fotos de la comida en la ventana, le señalamos lo que queríamos para comer.

    ResponderEliminar
  6. es la maldición de la Lonely...hay que visitar lo que te recomienda (no vas a ir a París y no visitar la Torre Eifel..)pero a veces hay que desviarse también.

    Con los restaurantes y alojamientos tengo la impresión que una vez que salen en la Lonely o en el Routard se acomodan y dejan de fregar las habitaciones o poner cariño en la cocina, total, como siempre están llenos. Nosotros ya nos hemos acostumbrado a comprar varias guías y a contrastar también con trip advisor y webs así que te dan una información muy actualizada.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...