lunes, 26 de enero de 2015

Lunes de una semana de vacaciones pero con mucho trabajo

¡Buenos días por la mañana!

Escribo esto a las ocho y treinta y seis, exactamente una hora y treinta y seis minutos después de que haya sonado el despertador hoy, en un día en el que en esta hora y media he preparado el desayuno, me he comido la empanada en cuestión y después me he tirado el café por encima manchando las sábanas, los cinco libros que tenía en la mesilla y todos mis cables de ipads y iphones varios. En fin, solucionado, lo he limpiado, le he dado otra vez a la nespresso -porque hoy el café no es prescindible- y aquí estoy, acelerada, claro está. ;)

Este fin de semana ya sabéis los que me leéis en Instagram a qué me he dedicado, a estudiar, pero lo he hecho a mi estilo, ese que me funcionó para aprobar la última oposición y que estoy dispuesta a explotar al máximo:

Estudiar en el McCafé...

image

en Starbucks...

image

y en Ikea!! :D

image

Eso ha significado mucho comer y cenar por ahí y también mucho paseíto por alguna tienda con algún caprichín ya que estábamos, jiji. Y también significa que no tengo nada preparado para el blog para esta semana, porque no me he sentado frente al ordenador, así que iré improvisando y seguro que no consigo estar aquí todos los días pero intentaré aproximarme al menos, tened paciencia. ;)

Mañana tengo examen de literatura medieval y renacentista, una asignatura de primero que nunca me apetece coger porque supone mucho tiempo y que siempre que me aproximo a ella me causa la misma sensación: por qué no me he puesto antes. Ahora me ha pillado el toro, voy al examen con pinzas y no he podido leerme todos los textos que encuentro súper interesantes pero no para hoy. Prometo, aquí en mi blog, solemnemente, aproximarme a ellos en el futuro, de veras me apetece.

Mientras tanto os deseo una buena semana a todos. ¡Seguiremos informando! 


jueves, 22 de enero de 2015

Whiplash

¿Que hace días que no hablo de películas? Pues no será porque no vaya al cine, porque no paro.

Esta semana sin ir más lejos he visto una peli (y esta noche voy otra vez, aunque eso tendrá explicación ad hoc) que me ha gustado mucho. Había visto el trailer varias veces, en las últimas pelis que había visto en el cine, y me llamó la atención, así que cuando el Bigotes me llamó el lunes porque le habían cancelado la hora en la pelu y tenía la tarde libre, nos acercamos al cine a ver qué había interesante y nos decidimos por ésta.

Whiplash es la historia de un chaval que toca la batería y de un profesor que le lleva al máximo (o por la calle de la amargura, según se mire) con métodos muy poco ortodoxos. Es un debate educativo importante, un cómo sacar lo mejor del alumno, un hasta dónde llegaría uno por su vocación, un a qué renunciarías por lo que más quieres.

Es muy intensa, el jazz que tocan durante toda la película consigue dar a la historia una fuerza extraordinaria y, desde mi punto de vista, me apasiona el papelón de J.K. Simons, el profesor, que lo encuentro increíble. Sin embargo, es sobre todo esa sensación contradictoria que te deja la que hace que sea una peli muy interesante y es la tremenda dirección, las tomas, esos macros y esos detalles bien captados que hacen que la película sea estéticamente genial, lo que la hace muy digna de ver. ¡Os la recomiendo mucho!

Whiplash-pelicula-1024x576

miércoles, 21 de enero de 2015

Mis trucos para no tener ansiedad por la comida

Ayer, en una conversación instagramera, alguien me dijo que se extrañaba de que yo fuese adicta a las chucherías y de que comiese caramelos cada semana. Y la verdad es que es así, así ha sido desde siempre, tengo una especie de adicción a todos esos dulces hechos con petróleo que hacen que pierda el sentío.

¿Que si como sano? Sí, mayormente sí, y creo que he conseguido lo que siempre quería: no tener ansiedad. Me explico. 

Yo siempre he comido sano. Siempre en mi casa se comía borraja con patata y aceite crudo y pollo a la plancha y muchas menos veces se comía pasta, fritos o salsas; yo siempre he preferido un filetón de ternera a unas croquetas (bueno, ahora que lo pienso unas croquetas buenas... ), el aceite y vinagre a una salsa césar y las verduras hervidas a los platos con bien de salsa. Siempre me ha gustado más un yogur o un café que un colacao. 

Por eso, cuando ahora leo artículos, posts y retahílas varias sobre cómo cambiar la alimentación, no me siento identificada, y seguramente eso sirve para la gente que come pasta varios días a la semana, elige la guarnición de patatas en lugar de la verde y hace las lentejas con chorizo en lugar de con verduras. Yo nunca he sido de esas.

Ahora bien. Lo que siempre me ha matado es el picoteo. No sólo soy adicta a las moras, los dedos y los regalices rojos, es que me pones una cuña de queso y me la puedo comer entera, podría coger un fuet e ir cortando rodajitas hasta quedarme sin dedo y así sucesivamente, he tenido siempre muchos hábitos que ya no tengo y que hacían que comiese lo que no quería. 

He aprendido muchas cosas en los últimos años en el tema nutrición/alimentación y creo que la más importante para mí es esta: cómo no tener ansiedad, cómo no comer lo que no debes o quieres comer. Resumo aquí mis trucos.

1. Lo primero y más importante es BEBER AGUA. Hace años bebía poquísima agua y ahora todo lo contrario, eso creo que ha cambiado totalmente mi forma de comer. Siempre bebo un vaso de agua antes de cada comida, hago cinco, así que son cinco vasos. Por la mañana en el trabajo me bebo medio litro seguro. Si hago deporte, cae otro medio. Y tomo dos infusiones diarias cuanto menos. Pero es que además, ahora tengo sed y antes no tenía... o igual es que la mataba con gominolas. :P

2. Mi segunda regla es la más importante y consiste en no tener nunca hambre, COMER MÁS. Si desayunas como un rey, almuerzas idem, comes idem, meriendas idem y cenas idem, no te apetecen gominolas. Está comprobadísimo. Y no me  refiero a no pasar hambre, sino a estar siempre harto. Yo me veo todo el día en un pienso, pero luego, el día que cuento calorías o macros veo que como bastante bien.  Y el día que me quiero dar un capricho (para mí no es un día a la semana, sino siempre que me apetece o se tercia), me lo doy, pero no porque no me pueda aguantar y me muera sin comerme esas gominolas/ese donut/ese queso, sino porque me apetece y me lo puedo permitir. La sensación es distinta.

3. La tercera regla y no menos importante es ser creativo y TENER RECURSOS. Tener siempre ideas y comida a la que recurrir si te apetece dulce (como la calabaza asada que os he enseñado hoy en instagram o un quark con edulcorante o una infusión con vainilla que dé el pego y una onza de chocolate negro) o si te apetece salado (un buen jamón serrano con un pan wasa no es tan difícil tenerlo en casa y a quién no le gusta) y evitar tener en casa lo que no quieres comer. Nadie necesita tener en casa patatas fritas ni donuts y una fruta bien cortadita con mantequilla de cacahuete puede estar igual o mejor, además de que lo puedes publicar en instagram y presumir de healthy en toda la blogosfera jajaja.

4. TOMAR INFUSIONES. Muy relacionado con beber agua, para mí las infusiones me han cambiado la vida. No tomarme un té de vez en cuando, que eso ya lo hacía, sino tomarme dos o tres infusiones diarias. ¿Cómo voy a tener "hambre", que son en realidad ganas de llevar algo a la boca, si no paro de hacerlo? Además una infusión la puedes tomar en cualquier casa o bar y te exime de tomar lo que no quieres.

5. ORGANIZARSE. Para algunos es lo más difícil y es, desde luego, crucial. Si no vas a hacer la compra, si no te organizas, si llegas a las cuatro a casa muerto de hambre y no tienes ni planteado lo que vas a comer, si no tienes la nevera llena de cosas gustosas y ricas, difícilmente harás esas comidas copiosas que os he dicho o tendrás recursos sanos y creativos para picar en un momento dado. Será más fácil recurrir al pincho de tortilla en el bar "porque total hoy no como hasta las cuatro" y cuando llegues a casa comerás sólo la ensalada por no pensar o no hacerlo y te encontrarás a las cinco con un tubo de galletas en la mano porque, evidentemente, no lo sabías pero tenías que comer más. Hay que organizarse, y comprar un mantel fotogénico para instagram, que por ahí empiezan a quebrar estas cosas, jajajaja.

6. Tener paciencia y HABITUARSE. No hay que obsesionarse, simplemente ir poco a poco, pasarse cuando haya que pasarse y seguir comiendo bien el resto del tiempo. Si a tu cuerpo no le das donuts, dejará de pedírtelos. A mí en la vida me han dado bechamel en casa (no sé por qué pero así es) y por eso no es una cosa que me emocione, me la como siempre en casa ajena y compruebo que está rica, pero no me la pide el cuerpo jamás. En cambio el verde me apetece siempre.

Esta es mi experiencia y así se la hemos contado. Espero que a alguien le sirva o le motive a intentarlo porque comerte ese pincho de tortilla o estas chuches sin ninguna culpabilidad la verdad es que mola un montón, jejeje. 

image



martes, 20 de enero de 2015

Aprovechando el tiempo y el dinero, que es lo mío

¡Buenas tardes amigas!

Como ya os conté ayer, hoy no trabajo, de hecho no trabajo hasta el día 2 y no quepo en mí de gozo. Se supone que tengo que dedicarme a estudiar, tengo cuatro exámenes a la vista y apenas he empezado con ello, así que más me vale que me centre.

Esta mañana, como no quería caer en eso de levantarme tarde y vaguear (no me gasto mis días de vacaciones ahora para desperdiciarlos), me he levantado con el Tutordesexto y le he hecho para desayunar estas tortitas que ya os he enseñado hace un rato en instagram. Resulta que prometí hacerlas el domingo pero me levanté tarde y perezosa y... bueno, que no las hice, y el señorito las lleva pidiendo desde entonces.  Hoy no podía decirle que no y menos mal, porque estaban... mmmm.

Después del desayuno me ha dado tiempo a hacer deporte, ducha, un planning de estudio en el que he sido consciente de que no me da tiempo si no me pongo muy intensamente y luego... luego me he ido de rebajas online. Jajajaja.

Resulta que ayer me llegó un email de que h&m de que hay envío gratis hasta no sé qué día y chicas, os lo cuento ya, h&m online tiene alguna rebaja más que interesante, como este jersey-vestido que compré hace unas semanas y que en la tienda física sigue a 40 euros mientras que en la web no llega a 15 o como productos de la línea trend hiper-rebajados como este kimono de pedrería de 99 euros a 25 que es el típico que se compraría Jimena y yo babearía ante su acierto eligiendo prendas.

Y eso, que he picado. ¿Que cuáles han sido mis compras hoy? Éstas:

Un jersey rosa de mohair, de 50 euros a 12.

hmprod-2

Una camiseta técnica con capucha para correr, de 20 euros a 13.

hmprod

Y una sudadera de la línea trend que ya he tenido en la mano hace meses y que ahora han rebajado de 30 a 9.

hmprod-3

Estudiar no sé si estudiaré pero lo que es aprovechar el día ya lo creo que sí, jajaja.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...