miércoles, 14 de febrero de 2018

Mis favoritos de enero 2018

Bueno bueno. Este mes voy tardísimo con el post de favoritos y como no me lance ya, veo que se me junta con los de febrero, así que vamos allá. Rapidito e indoloro. ¿Por dónde empiezo?

Comenzaré, como suelo hacer, por el off the topic: lo que no entra en ninguna categoría. Y en este caso es... ¡¡los stories del Bigotes (y sus ayudantes de cocina)!!

Me encantan, igual que a muchos de vosotros, y me encanta esta nueva faceta suya. Evidentemente su don en la cocina y su creatividad no me han sorprendido, pero sí que voy viendo su evolución con las fotos, haciendo bodegones, letreros y tontás propias de los stories y me encanta. Soy su fan número uno y cada día me pregunto con qué me va a sorprender. :D

Sin título

Sigo con la moda. Si hablamos de ropita, ya tendríais que tener claro que mi favorito de enero va a ser un jersey grandote, ¿pero cuál? Después de darle algunas vueltas, mi favorito es el jersey mint, porque tiene un color preeeecioso y unos ochos idem, y creo que me sienta muy bien. Vamos, que me gusta mil y me lo compraría cuatro veces. :P

image

Potingues. ¿Algún potingue destacado este mes? Pues mira, creo que no, he tenido poco tiempo de embadurnarme en cremas, la verdad. De maquillaje sí tengo algo, porque ha sido constante y me han encantado las paletas de colourpop que he comprado en los últimos meses, y en concreto esta. ¡Tiene sombras neutras pero también algunas rojizos y amarillas, una gama de colores cálidos que se sale mucho de mi habitual preferencia (siempre tiro a los nude pero con subtonos fríos)! Mola muchísimo y además en Youtube hay cantidad de tutoriales con ella, así que está siendo "mi juguete".

Sin título

Vamos con la comida. En enero mi favorito ha sido este té sabor chocolate que me parece GEEEENIAL, porque de verdad que sabe a chocolate. ¿Lo habéis probado? A mí cada vez me gustan más las infusiones de Yogi, me parece que tiene sabores riquísimos, y esta es de mis favoritas ever. 
Sin título

Si hablamos de libros, en el mes de enero tuve lecturas variadas y muy buenas, pero creo que mi favorita fue Por encima de la lluvia, un libro del que ya hablé aquí y que me fascinó. Ahora ya no lo puedo contar tan entusiasmada porque ha pasado más de un mes desde que lo terminé y me he desinflado un poco, pero lo terminé locamente enamorada.

Sin título

Otro mes, el de enero, igual que el anterior, en el que no he visto series, pero es que de verdad no tenemos más tiempo. Seguimos con Modern Family, que tiene ocho temporadas y, como sólo vemos un capitulito diario, vamos por la segunda, así que nada nuevo que recomendar. Pero de pelis sí tengo una favoritísima, que ya lo sabéis porque os lo he contado ya, y es Call me by your name. ¿Ya la habéis visto?

Sin título

Vamos con youtube. Este mes, como buen enero, mis videos favoritos han sido de organización, agendas y buenos hábitos, y para eso me he tragado videos y videos de la australiana Rachelleea, que tiene un montón con sugerencias e ideas para organizarse y motivarse y a mí me inspiran cantidad.

rachelleea

Hasta aquí mis favoritos de enero... y pronto, más de lo que quisiera, los de febrero, jajaja. ¡No dejéis de comentar lo que os parecen y compartir vuestros favoritos y descubrimientos! ;)

lunes, 12 de febrero de 2018

Receta: Lentejas con verduras

¡Buenos días!

¿Qué tal empezáis la semana?

Nosotros este fin de semana lo hemos pasado especialmente bien, es que lo de no parar nos encanta y este finde hemos visto a mucha gente, hemos entrado, salido, nos ha dado tiempo a todo y creo que por eso hoy empezamos la semana on fire. Como siempre, para ver nuestras aventurillas, tenéis los stories de @maestrunner (y alguno mío, claro). ;P

Aprovechando el a tope de power con el que empiezo el lunes, voy a ver si esta semana por fin cojo ritmo con el blog, que llevo un febrero fino filipino jeje. ¿Y qué tal si empezamos la semana con una receta del Bigotes? Hoy traigo las lentejas con verduras, tal y como él las hace, para que quede claro que no, las lentejas no necesitan tocino ni chorizo para estar buenas. Os aseguro que el chef de esta casa están súuuuuper deliciosas y es un plato súper sano.

Vamos con la receta, redactada por el señor chef...

Ingredientes:

120 gramos de lentejas.
2 patatas.
3 zanahorias.
1 calabacín mediano.
1 puerro.
2 ramas de apio.
100 gramos de judías verdes.
Unos arbolitos de brócoli.
2 pimientos verdes.
1 pimiento rojo.
1 pimiento amarillo.
3 dientes de ajo.
5 tomates bien maduros.
Aove
Sal al gusto

Preparación:

Como ya habéis visto en otras recetas, a mí me gusta mucho la verdura bien picada. Creo además que en esta receta es básico porque ayuda a que el caldo quede bien trabado. Para comenzar, entonces, hay que picar el puerro, las zanahorias, los pimientos, el apio, el calabacín y uno de los dientes de ajo. Las patatas las pelamos y las dejamos enteras en agua para que no se oxiden.

Una cosa muy importante (a mi juicio) es hacer un caldo con las peladuras y los restos que hemos ido sacando de la verdura que hemos picado. El caldo lo iremos haciendo a la vez que cocinamos las verduras picadas, así cuando haya que añadir agua a las lentejas, añadiremos el caldito que ha ido creándose con los restos de verduras.

Ponemos en la olla exprés un chorrito de AOVE y ponemos uno de los dientes de ajo picado. Antes de que se dore, añadimos el puerro, salamos un poco y removemos.

Como ya tenemos todo bien picado, ahora tenemos tiempo de pelar los tomates y de picarlos bien. Mientras hacemos esto, vamos añadiendo paulatinamente los pimientos, la zanahoria, el calabacín y el apio. Cuando ya hayamos añadido estos ingredientes, añadimos los tomates pelados y picados. Removemos y añadimos las lentejas.

Ahora es cuando hay que echar mano del caldo que hemos ido cocinando en paralelo y cubrir las lentejas. Una vez añadido el caldo, cerramos la olla exprés, subimos el fuego, y esperamos a que suene la olla. En cuanto suene, bajamos el fuego y lo dejamos 12 minutitos. Este tiempo lo aprovechamos para ir limpiando el brócoli y las judías verdes.

Una vez el tiempo ha pasado, apartamos del fuego hasta que baje el pitorro y abrimos la olla. Volvemos a poner al fuego y vemos cómo va de líquido. Si necesita más, añadimos más caldo de verduras. Metemos el brócoli, las judías verdes y vamos añadiendo la patata sin cortar los trozos limpiamente, tronchando un poco el final de la patata, esto ayudará a crear el caldo trabado que buscamos.

Dejamos que hierva hasta que la patata esté hecha y vamos añadiendo caldo de verduras si es necesario. Vamos probando las lentejas para corregir la sal y añadirla si necesita. En unos veinte minutos las lentejas estarás listas…y ¡a disfrutar!

¡Probadlas y decidme qué os parecen!

Sin título

miércoles, 7 de febrero de 2018

Mis lecturas de enero 2018

¡Buenos días!

Por fin. Una semana después de lo prometido y después de varios días redactando este post, aquí llega mi resumen de las lecturas del mes de enero, que fueron buenísimas y abundantes (como siempre aclaro: para mí, que hago millones de cosas más con mi tiempo libre). Como la cosa va a ser larga, no me entretengo más y voy al grano. ¡No dejéis de decirme qué os parecen!

1)  1984 (George Orwell)

El primer libro del mes y del año fue un clásico, 1984 de George Orwell. una relectura que tenía ganas de hacer desde hace mucho. No sé vosotros, pero a mí lo de releer me cuesta mucho, porque si ya siento que no tengo tiempo para leer todo lo que quiero, no digamos ya para releer. Sin embargo, leí 1984 y Brave new world (Un mundo feliz) cuando tenía diecisiete años y en inglés, y aunque siempre he tenído la idea de que me encantaron, tenía la necesidad de recordarlos y abordarlos con la plenitud que me otorga mi lengua nativa y que controlo, evidentemente, mucho más que el inglés. Por eso en enero leí 1984 y espero, a lo largo del año, encontrar un hueco para Un mundo feliz. Ya os lo contaré.

1984 es un libro mítiquísimo y seguro que la mayoría lo conocéis, pero como resumen podríamos decir que describe un mundo distópico en un Londres que pertenece a Oceanía en 1984. En esta realidad, todo el mundo vive vigilado por el Gran Hermano, quien controla que todos vivan, hagan, digan e incluso piensen conforme a las normas del Partido. Porque hay un Partido único, opresor, asfixiante, al que todos pertenecen, que es capaz incluso de modificar la historia y la realidad hasta convertir dos más dos en cinco.

Es muy difícil resumir en pocas palabras una obra tan compleja y tan fascinante. Durante la mitad de su extensión se dedica a que comprendamos cómo es esa sociedad, describiendo su funcionamiento con pelos y señales, sin que el protagonista, Winston, empiece a ser verdaderamente importante hasta la segunda parte.

Confieso que cuando Winston conoce a Julia y empieza la acción lo necesitaba, porque estaba empezando a pensar que daba muchas vueltas a lo mismo, que yo ya comprendía todo sobre el Socing y la Policía del pensamiento, pero de repente todo se desencadena rápidamente y... bueno, acaba y acaba mal, como no podía ser de otro modo.

Me parece una novela súuuuper interesante y, para no variar y justo como recordaba, mi parte favorita es la dedicada a la Nueva Lengua. El Partido controla el pensamiento de sus sometidos ciudadanos y para eso se ayuda, cómo no, creando una lengua nueva que elimina palabras y conceptos sin reparos. Creo que fue con esta novela cuando me planteé por primera vez la idea de que lo que no se sabe expresar no se puede sentir, y eso es exactamente lo que hace el Partido: modificar la lengua para corregir la mente.

En fin. Que 1984 es una obra que hay que leer, conocer y hasta estudiar, y cuando algún día tenga tiempo (échadle unos años), volveré. Me parece impresionante.


2) Cómo hacer tus fotos 100% instagrameables (@sarabirds)

Nada que ver con el primero, esta segunda lectura ha sido súper liviana. Se trata de Cómo hacer tus fotos 100% instagrameables, un libro ilustrado, monísimo e ideal que se lee en una tarde y que consiste simplemente en ideas y truquitos para hacer tus fotos tan cuquis como los cánones de instagram mandan.

Es una creación de la instagrammer @sarabirds y me ha parecido delicioso, pese a que los conceptos son sencillos y no me ha descubierto grandes cosas, o tal vez por eso mismo. Es un libro simple y precioso, un regalo ideal, por cierto. ;)

Sin título


3) Por encima de la lluvia (Víctor del Árbol)

Elegí Por encima de la lluvia después de verlo en algún Instagram (bookstagram) primero y en una tienda del aeropuerto después, y no sabéis cuantísimo me alegro de haberlo escogido como lectura porque fue a todas luces sensacional. Y es que es un libro de extensión media (cuatrocientas y pico páginas) en el que nada es paja y que me resultó súper interesante desde la primera página; es de esos libros que enganchan como un thriller de los buenos pero que a la vez trata temas con mucha chicha y te dejan algo tocado.

La historia se compone de varias historias que en un momento dado, el lector ya lo sabe, confluirán. Y todas ellas resultan interesantes per se, teniendo como idea común la vida en sí misma, lo difícil que es ser padre y ser hijo, los errores y aciertos que uno va cometiendo conforme pasan los años y cómo siempre se sigue hacia adelante, porque nada es definitivo salvo la muerte.

A pesar de tener varias tramas y, en consecuencia, bastantes personajes, la forma en que están presentados e introducidos en la historia hace que sea facilísimo de leer, nada difícil para el lector pese a la complejidad argumental, y eso me ha parecido un GUSTAZO. A mí es que me pone muy nerviosa cuando los libros empiezan con millones de personajes y no sabes quién es quién, ¿no os pasa?

No había leído a Víctor del Árbol antes y, desde luego, esta me ha parecido una carta de presentación inmejorable. He recomendado esta novela mucho, creo que con bastante acierto, y pienso seguir con Un millón de gotas más pronto que tarde, ya lo veréis. De momento, os animo a que leáis Por encima de la lluvia y me contéis, que es una lectura de las que apetece comentar. ;)

Sin título


4)  La semilla de la bruja (Margaret Atwood)

La semilla de la bruja, el último libro de Margaret Atwood, fue una lectura de enero que también me gustó un montón, pero ya la reseñé en este post, así que os remito a él para más detalles.

Sin título


5) Morir no es lo que más duele (Inés Plana)

Para terminar, mi última novela este mes fue Morir no es lo que más duele, una novela negra que compré en cuanto salió y me ventilé en muy pocos días; y lo mismo hizo el Bigotes, a continuación.

De lectura súper ágil y amena, la novela narra la investigación de un asesinato. Un hombre aparece ahorcado y con los ojos arrancados y el teniente Tresser y su ayudante Coira serán los encargados de la investigación, partiendo de un papel con un nombre que encuentran en el bolsillo de la víctima. Lo que no esperan es que según vayan avanzando las indagaciones, se puedan ver personalmente comprometidos... 

Como buena novela del género, no da para debates ni llantos pero sí que es una extraordinaria compañía, porque está muy bien escrito y tiene una historia muy bien hilada. Además, no hace eso que me da un poco de rabia de revelar todos los misterios en cuatro páginas; muy al contrario, eso de casi saber quién es el asesino en la mitad del libro me pareció genial. Porque aún quedan muchas cosas por contar. 

Definitivamente, me ha gustado mucho y, teniendo en cuenta que es la primera novela de su autora,  si hay nuevas aventuras del teniente y el cabo, no pienso perdérmelas. Además... ¿puede tener una portada más fotogénica? Yo creo que no. ;P

Sin título

Ha sido, sin ninguna duda, un muy buen comienzo de año lector, y espero que siga así una buena temporada. Ahora contadme... ¿Qué habéis leído vosotros? ¿Alguno de estos y comentamos? ¿Me recomendáis otro? 



jueves, 1 de febrero de 2018

Dos jerseys y un viaje, la receta para la felicidad :D

¡Buenos días! 

¿Sabéis lo que dije el otro día en Instagram de que mi próximo post sería sobre las lecturas de enero? Pues no. Jajaja. Tengo ese post sin terminar porque son varios libros y muchas cosas que decir de ellos. Y bueno, que no quiero decir he leído esto y me ha gustado sino que quiero currármelo un poco más, así que necesito un poquito más de tiempo...dadme un par de días.

Mientras tanto, hoy voy con algo más liviano y que, una vez hechas las fotos (que también lleva lo suyo), se publica en un plisplás. Os voy a enseñar los dos últimos jerseys que me han enviado de Romwe y que son súper chulos, como ahora vais a ver. 

image

La verdad es que después de la purga de armario que hice en septiembre me quedé con pocos jerseys, pero ya he repuesto pero bien, porque este invierno no he podido parar de adquirir nuevos. 

image

¡Es que me encantan! ¿Soy muy repetitiva?

image

Este jersey marrón es muy chulo, grandote, estiloso, ideal para mis pitillos, justo lo que me gusta.

image

Pero mi favorito es el otro: este jersey verde menta que es LO MÁS.

image

No solo porque el color es precioso, es que es de esos jerseys que parecen caros, de muy buena calidad y con un patrón perfecto. Ayer lo llevaba puesto y cuando le dije a Jimena que era de mis chinos de confianza no se lo podía creer. ¿Os gusta?

image

Eso sí, tiene un cuello taaaan enorme que voy a tener que lavarlo mucho, porque es imposible no mancharlo con maquillaje...

image

¡¿Aunque a quién le importa?! Es PRECIOSÉRRIMO y punto. :D

image

Además de enseñaros estos jerseys, hoy vengo a contaros que ¡me voy de viaje! Hoy empiezan cinco días de una escapada súper especial porque volvemos a nuestros orígenes... ¿Adivináis?

Síiiiii. Volvemos a Melilla, después de unos años desde la última vez, y no sabéis la ilusión que me hace. Churros en el Mantelete, correr por el paseo marítimo, ir a Marruecos... jo, no sabéis qué alegría me va a dar.

Espero publicar estos días como siempre, aunque no prometo nada, que ya nos conocemos jajaja. Y, bueno, si no, siempre os quedarán los Stories del Bigotes!!! :PPPP

Nada más por hoy, os paso el testigo. ¡Contadme lo que sea que me hace mucha ilusión! 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...