miércoles, 23 de agosto de 2017

Monos descocados y última semana de viaje

¡Buenos días! ¿Cómo estáis?

Escribo esto antes de que os levantéis hoy, mientras preparo la mochila para el cuarto y último vuelo interno de este mes y que nos llevará de HaNoi a CanTho, una ciudad al sur de Vietnam, en el delta del Mekong. 

Ya llevamos 20 días de viaje, queda poquito para volver y la verdad es que no tengo ninguna gana. Creo que a partir del día 15 de viaje todo empieza a discurrir a un ritmo más relajado, ya nos movemos cómodamente en el país, dominamos palabras básicas del idioma, cruzamos entre coches, motos, bicis y vendedores con carrito sin ningún tipo de estrés, y empezamos a sentirnos como si viviéramos aquí. ¡Esa es la parte del viaje que más me gusta! :))))

Hoy voy a enseñaros dos monos más de los que me llegaron cuando estaba a punto de irme y que tengo muchas ganas de ponerme (un punto positivo de volver). Son bastante descocados pero con el calor que imagino que hace en España, creo que aún tendré tiempo de llevarlos. Aquí también hace calorazo y me los pondría muy a gusto, pero decidí traerme camisetas y faldas para poder combinar unas con otras y economizar maleta.

El primero que os enseño es este mono de flores... ¿puede haber un estampado que me guste más que las floripondios hawaianos? No lo creo. 

Sin título

La espalda al aire queda espectacular y por delante aún quedará mejor a la que tenga un poco más de pecho (es lo que tiene estar plana como una tabla XD)...

Sin título

El segundo es este mono con volantitos, también me va un pelín grande de pecho aunque creo que le daré una puntada porque es muy mono...

Sin título

Por detrás este lleva un cordón cruzado que permite ajustarlo muy bien y que también queda chulo, ¿no?

Sin título

Por cierto, las sandalias de pedruscos (amor total) son de las rebajas de Zara y la bolsa de viaje es del Bigotes. 

Hasta aquí mis monos con charleta de hoy... Si me da tiempo, publicaré algo más estos días. Me gustó muchísimo que en el último post me contaseis vuestras historias unas en público y otras en privado, a mí me motiva mucho leeros y una de las cosas por las que estoy deseando volver es para "empezar el curso" a tope todas juntas!!!

Un beso muy fuerte para ti que me estás leyendo y nos vemos muy pronto. 

miércoles, 16 de agosto de 2017

Chica fit: Pasado, presente y futuro

¡Buenos días! ¿Cómo va? Yo estoy contentísima de estar sacando ratitos en hoteles, trenes y aeropuertos para poder ir dando vidilla al blog desde Vietnam. Redactar y dar formato a un post desde el iphone no es lo más cómodo pero como lo hago con gusto, no me cuesta nada. 

En este momento estoy en el aeropuerto de Hué, a puntito de volar hacia Hanoi, en el que es ya el decimo tercer día de un viaje que está pasando volando. La verdad es que estamos muy a gusto, sin estrés, mañana iremos a Halong bay con el único tour que hemos contratado en todo el mes (un poco obligados por ese "no os lo podéis perder" que te dice todo el mundo) y que nos tiene aún más relajados, porque solo tenemos que estar listos a las 8 para el pick up y dejarnos llevar. :-D

Hoy voy a hablaros aquí un poco sobre comida y deporte, sobre como está discurriendo este mes y cómo me planteo el futuro próximo. De paso os enseño este mono de limones que no he podido estrenar, porque me llegó el día antes de salir de viaje, y que me va un poquito grande de pecho y espalda. Esto también viene al hilo de lo que os quiero contar.

Sin título

Durante este año que termina (curso 2016-2017), me he sentido súper satisfecha por haber cumplido definitivamente con mis propósitos en lo que a dieta y deporte se refiere. En junio de 2016, justo antes de viajar a África, me lo planteé muy en serio: quería que esta vez fuese la definitiva. Quería que fuese diferente y conseguir cosas que no había logrado antes. Algo me decía que esta vez podía ser diferente solo cumpliendo una regla: no abandonar.  Por primera vez, no abandonaría en pocos meses y eso marcaría la diferencia. Y así fue.

En agosto, tras volver del viaje por esos países mucho menos desarrollados donde solo hay COMIDA REAL, y muy inspirada por todo lo que aprendía de gente como Marcos Vázquez de FitnessRevolucionario y Zuzkalight, decidí hacer 3 comidas al día, bastante concentradas en el tiempo, es decir, retrasar el desayuno y adelantar la cena, incorporando así una especie de ayuno intermitente de ocho de la tarde a once de la mañana. Luego flexibilicé un poco esta idea pero sigo pensando que es un plan ideal de alimentación para mí, que lo de eliminar procesados y centrarme en la comida real ya lo tenía conseguido.
En cuanto al deporte, desde el verano me propuse madrugar a diario para cumplir con el entrenamiento antes de todo lo demás. He comprobado que para mí es la mejor forma de incorporarlo a mi rutina DIARIA de verdad, pues deja de importarme si he tenido un mal día, estoy cansada o si alguien me propone otro plan. Ahora sí hago deporte cada día. 
Ese entrenamiento consistía en hacer circuitos funcionales en casa, elaborando mis propias tablas primero y siguiendo los videos de Zuzka después. Y correr, eso también quería mantenerlo, pero más como una actividad que me divertía y que podía compartir (con mis amigos, con mi hermano, con el Bigotes, y luego con el NikeRunClub) que como algo más.

Así fueron pasando los meses y vi como perdía peso, medio kilo al mes más o menos, sin privarme de nada, viviendo bien, adquiriendo hábitos, llegando a pesar 47 kilos y tener 92 centímetros de cadera, además de los brazos y el abdomen con mejor aspecto del que habían tenido nunca. Mi lesión invernal en el glúteo me tuvo sin correr dos meses pero eso no hizo sino afianzar lo enganchada que estaba y luego en junio conseguí hacer mi primer 10k en menos de 50 minutos. Este año ya lo había conseguido todo. 

En este viaje estoy comiendo lo que me apetece, pero eso ya lo hago siempre, porque es más habitual que me apetezca una fruta exótica que unas galletas o unos panchitos. ¿Que si ha sido siempre así? Si lo pienso sé que no, pero sin casi darme cuenta han ido pasando años y mis hábitos han ido cambiando con mis propósitos, y con ello mis gustos y apetencias.

Como no podía ser de otra manera, para el próximo año (curso 2017-18) tengo nuevos planes. Quiero seguir alimentándome igual, madrugando para entrenar y disfrutando de correr. Seguiré elaborando mis planes mensualmente, con menús más o menos cerrados según la época, con entrenamientos más centrados en el tren inferior (que es donde más tengo por mejorar) y consolidando mi ritmo de carrera en ese de 5'/km del que no necesito pasar para disfrutar corriendo. Y quiero, sobre todo, seguir disfrutando mientras me siento a gusto con mi cuerpo, algo que he conseguido después de 36 años y que creo que es la mejor sensación del mundo, más allá de pesar más o menos o tener una talla u otra. 

Sin título

Y ahora cuéntame tú. ¿Qué valoración haces de tu año? ¿Cómo te planteas el nuevo curso? ¿Compartimos algún propósito? ¿Te apuntas a que esta sea la definitiva? 

lunes, 14 de agosto de 2017

Curso de cocina en Vietnam

¡Buenos días!

Hoy escribo esto desde Hoi An, concretamente en bikini desde la piscina del hotel, mientras el Bigotes se echa una siesta y yo estoy aquí subiendo a Instagram stories todo lo acontecido esta mañana. Hemos hecho un curso de cocina vietnamita y, como era de esperar, nos ha encantado!!! 

En nuestros viajes, aunque está claro que somos turistas, intentamos hacer lo que nos gusta más que poner el check en todo "lo que hay que ver". Pasamos de muchas visitas y tours pero una de las actividades que nos encantan y contratamos convencidos es el curso de cocina. 

Si no habéis estado en países asiáticos igual os suena a una cosa increíble; si habéis estado por aquí ya sabréis que es súper habitual que lo oferten, junto con el resto de actividades y visitas.  Nosotros lo probamos en China y nos gustó mucho. 

Te llevan al mercado, donde tienes ocasión de verlo todo de cerca y que alguien (el guía) te expliqué qué es tal o cual verdura o por qué hacen según que cosas de determinada manera. Es genial tener a alguien a quien preguntarle las dudas que te habían surgido antes. 

Sin título

Luego te llevan a las cocinas de Masterchef y el profe va explicando varias recetas que luego los participantes tenemos que reproducir, entre risas y charlas con todo el grupo, que suele ser muy internacional (esta vez teníamos dos chinos, un australiano, un kiwi y cuatro polacas).

Sin título

Al terminar, te comes lo que has preparado y antes de irte, te dan los apuntes con las recetas, para poder repetirlas en casa. Además, lo mejor es todo lo que has aprendido, sobre todo como utilizar determinados ingredientes y combinarlos entre sí. Mola mucho.

Por ejemplo, esta vez utilizamos la salsa de pescado, la salsa de soja, el vinagre de arroz y la mantequilla de cacahuete logrando unas salsas riquísimas. O comprendimos que hidratábamos demasiado el papel de arroz y por eso nuestros rollitos no nos quedaban bien. Yo nunca había pensado que la canela o el anís estrellado podían quedar tan bien para hacer un caldo. 

Sin título

Para nosotros es una experiencia fantástica y no dudamos en recomendarla siempre. 

Sin título

¿Qué os parece, conocíais esta actividad turística? ¿Qué os gusta a vosotros hacer en los viajes?


miércoles, 9 de agosto de 2017

¡Primer souvenir comprado en Vietnam!

¡Buenos días! ¿Cómo estáis? 

Yo sigo con mis publicaciones desde Vietnam, esta vez ya escribo desde Ho Chi Minh, donde -si veis mis Instagram Stories- ya sabéis que nos está yendo estupendamente. 

Y hoy os voy a contar lo que he encontrado y no he podido resistirme a comprar, aunque me da risa solo de pensarlo (porque dudo mucho que sea una cosa que utilice, al menoslo suficientemente bien como para sacarlo a la calle). Son pegatinas para los párpados, ¿cómo os quedáis?

Sin título

Ya os he contado otras veces el drama que tengo con tener los párpados caídos y que mis ojos tengan forma casi triangular, como los de Richard Gere! XD

Pues bien, las asiáticas también se quejan de tenerlos así y no poder maquillarse como Dior o las youtubers de belleza mandan... así que le han puesto remedio. 

Venden unas pegatinas para los párpados que el primer día no podía imaginar para qué eran. Pero Google mediante, lo resolví. Es para conseguir ese doble párpado que (las japonesas y yo) deseamos... ¡Mirad algunas fotos del antes y después!

Sin título 

Sin título

¡En cuanto llegue a España lo pruebo y os cuento! Seguramente no pase del portal (con suerte) con la dichosa pegatina puesta, pero no me digáis que por poco más de un euro no tenía que probarlo, jajaja. 

¿Conocíais este invento de las -siempre innovadoras- reinas de la belleza asiática? ¿Creéis que funciona? ¿Soy o no la más friki original comprando souvenirs? 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...